Páginas vistas en total

domingo, 27 de febrero de 2011

Cuidadin con la frase: ¿quieren los señores un aperitivo antes de pedir la comida?

Nos han  llegado noticias de personas que no estaban muy contentas con la semana de Valencia Cuina Oberta porque lo que en principio se tenía con la oportunidad de conocer restaurantes de altura en Valencia, se convirtió en la desagradable sorpresa de una cuenta con el doble de lo esperado (de 30 a 64€ por comensal. ¡Una pasada!)
Bueno, hay una serie de consideraciones que siempre se deben tener en cuenta cuando nos sentamos en un buen restaurante.
Al llevarnos a la mesa, suelen preguntarnos si deseamos algún aperitivo. Primer problema, como estamos recién llegados, como tenemos hambre y puede que hasta sed, tendemos a agradecer y decir si. Una copa de cava, copa de vino blanco, una buena cerveza, algún vino amontillado o seco siempre sientan bien antes de comer y/o cenar. Aunque esto suele engrosar la cuenta con algunos euros de más. Nadie suele consultar la carta de estas bebidas por lo que puedes encontrarte con la desagradable sorpresa de haberte tomado 10 euros en una copa de buen cava... Así que aconsejamos agradecer y rechazar este ofrecimiento y pasar directamente al vino o la bebida que vaya a acompañar vuestro menú.
Siguiente problema. El maridaje de una cena, es algo delicioso: un experto somellier ha seleccionado de entre todos sus vinos, aquellos que harán un matrimonio perfecto con el plato de que se trate. Problema, el precio. No dudéis en preguntar el precio del maridaje. Si aceptas directamente el maridaje, permites que el somellier elija libremente y no sabéis cuanto puede salir este disfrute. No dudes en preguntar el precio del maridaje. Si tiene un buen precio, no lo dudes en aceptar.
Cuando lo que se pide es un vino para toda la cena, la mayoría de los restaurantes tienen carta de vinos por lo que puedes estudiar cual apetece e incluso preguntar el que recomienda el somellier. Siempre debes preguntar el precio de las recomendaciones. No solo no es una pregunta ofensiva, sino que vuelves a tener la información para no tener sorpresas desagradables. Cuando hablan de 'vino de la casa' solemos pensar que será barato. Error grande. Hay restaurantes que tienen fantásticos vinos como 'de la casa' y no son baratos. Nuevamente no dudes en preguntar el precio.
Con estas preguntas que ciertamente no ofenden, conseguirás que la velada sea lo agradable que esperabas y que ningún incremento no esperado eclipse lo que debe ser un disfrute de principio a fin.
¡A disfrutar!